La placa de Marisela Escobedo fue colocado en el lugar donde fue asesinado
en la Placa Marisela, a unos pasos de las puertas del Palacio de Gobierno de
Chihuahua. Photo: Spotlight Initiative/Eloísa Farrera

CHIHUAHUA, Mexico - Si un lugar pudiera hacerse acreedor de ser el (triste) centro de la lucha contra los feminicidios en México, sería el estado de Chihuahua. Basta con plantarse frente a la puerta del Palacio de Gobierno para darte cuenta de ello. A sólo unos pasos del acceso al mayor recinto del poder estatal brilla una placa muy singular: “Aquí fue asesinada el 16 de diciembre de 2010 Marisela Escobedo Ortiz por exigir justicia en el feminicidio de su hija Rubi. Chihuahua, Chih. Junio 2011”. Cruzando la calle yace otro memorial que a cualquiera puede dejar en shock: la Cruz de Clavos, levantada en el año 2000 para recordar a todas las víctimas de feminicidio del estado.

 "Hay un sistema de justicia irreal. La justicia es una utopía, es selectiva, es para unos cuantos. No es para nosotras,” - Norma Ledezma, activista y fundadora de Justicia para Nuestras Hijas

Mujeres de plomo
En 2008, la violencia feminicida y la impunidad obligaron a Marisela a convertirse en activista. Con sus propios recursos, la mujer localizó al asesino y lo llevó ante las autoridades. Él confesó el crimen e indicó el lugar donde había escondido los restos de Rubí. Sin embargo, las autoridades lo dejaron en libertad.

Tras una incansable lucha, Marisela logró que revocaran la sentencia, pero el sujeto huyó. Fue entonces cuando decidió realizar un plantón frente al Palacio. No llevaba ni 10 días ahí cuando un hombre la mató. La primera en acudir en su auxilio fue Norma Ledezma, otra mujer incansable cuya lucha comenzó en marzo de 2002, cuando su hija Paloma salió de su casa para nunca volver.

Norma Ledezma se convirtió en defensora de los derechos de las
mujeres tras la desaparició de su hija de 16 años.
Photo: Iniciativa Spotlight/Eloísa Farrera

"Tengan por seguro que habremos de aprovechar al máximo esta alianza y que tendrán en nosotros disposición y compromiso absolutos," - Javier Corral, Gobernador del estado de Chihuahua 

Cuando el Gobierno le entregó el cuerpo de Paloma, en un ataúd, Norma prometió hacer todo lo posible por construir una sociedad libre de violencia contra mujeres y niñas. Ahí nació Justicia para Nuestras Hijas. Norma, quien no sabía ni cómo hacer un escrito, estudió la secundaria, la preparatoria, la Licenciatura y una Maestría en Derecho para exigir y alcanzar la anhelada justicia que, asegura, aún no recibe, pero por la que trabaja todos los días.

“A 17 años de los hechos no sabemos qué pasó, no sabemos quién mató a Paloma. Y no sólo a ella sino a los cientos de mujeres que hoy representamos (...) Hay un sistema de justicia irreal. La justicia es una utopía, es selectiva, es para unos cuantos. No es para nosotras”, opina. 

Javier Corral (centro) se comprometió a trabajar con la Iniciativa
Spotlight por el bien de las mujeres de su estado.
Photo: Iniciativa Spotlight/Eloísa Farrera

La Inicitiva Spotlight, una nueva luz
Junto a funcionarios públicos y otras activistas, Ledezma participó con gran entusiasmo el pasado 3 y 4 de septiembre en el Primer Taller de Trabajo de la Iniciativa Spotlight, celebrado en el Palacio de Gobierno de Chihuahua. El taller sirvió para trazar la hoja de ruta para la implementación de Spotlight durante los próximos 4 años en los municipios de Ciudad Juárez y Chihuahua, y generar compromisos en el Gobierno. “La violencia contra las mujeres y las niñas nunca debemos verla como algo normal y nunca debe tolerarse. Es un freno para el desarrollo igualitario y sostenible (...) Tengan por seguro que habremos de aprovechar al máximo esta alianza y que tendrán en nosotros disposición y compromiso absolutos”, declaró el Gobernador Javier Corral.

 

Por Eloisa Farrera