SAN SALVADOR, El Salvador -“Me echaron de la casa en la víspera de Navidad. Yo estaba en segundo año de mi carrera cuando mi mamá me dijo ‘no volvás nunca’, y nunca volví, hasta que ella ya era mayor, aunque siempre le ayudé económicamente. Esta historia se repite en la mayoría de nuestra comunidad, cuando decidimos contar que somos diferentes”, dice Héctor.

Las personas LGTBI+ han encontrado un refugio en Diké, una organización cuyos orígenes se remontan a 2007, desarrollando actividades relacionadas con la prevención de VIH en la población de mujeres trans y con la sensibilización en establecimientos de salud privados y públicos, para ayudar a reducir la discriminación.

Con el paso de los años y tras percatarse del escaso conocimiento que tenían las mujeres transgénero en materia de derechos humanos y las pocas garantías para su cumplimiento, así como de las prácticas de automedicación hormonal e infiltración de sustancias como métodos para reafirmar su género, los cuales ocasionaban serios daños en la salud, la organización amplió sus servicios.

Diké es el término que usó Platón en su obra La República para referirse a la justicia. “Diké es la diosa de la justicia”, explica Modesto Mendizábal, médico, fundador y actualmente regente de salud de la organización. Desde el espacio físico que ocupa el centro comunitario del colectivo en San Salvador, se brindan diversos servicios para la comunidad LBGTI+ que van desde atenciones médicas en salud sexual, psicológicas, pasando por actividades de educación en derechos humanos e incidencia política, hasta brindar refugio a personas que han sufrido experiencias como la de Héctor.

Entre 2020 y 2021, Diké recibió una subvención por más de USD$29,000, por parte de la Iniciativa Spotlight, un asocio global de la Unión Europea y las Naciones Unidas para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas, bajo el componente implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Spotlight ha impulsado un abordaje integral para frenar la violencia a través de una estrategia de seis pilares: (1) Marco Legal y de Políticas Públicas, (2) Fortalecimiento Institucional, (3) Prevención y Cambio de Normas Sociales, (4) Servicios Esenciales de Calidad, (5) Disponibilidad y Calidad de los Datos y (6) Apoyo a Movimiento de Mujeres y Organizaciones Feministas.

La subvención a Diké se enmarca en el pilar 4 de la Iniciativa y permitió al colectivo equipar su primer centro comunitario, el cual funciona como un espacio físico para la convivencia social y cultural de la comunidad LGTBI+, además de brindar atención en salud y educación sexual y ser un espacio de acogida temporal para quienes lo necesitan (como migrantes y personas desplazadas, entre otras).

Según Diké, el apoyo de Spotlight permitió aumentar la cantidad de personas de la comunidad que son atendidas en la clínica del Centro Comunitario, pasando de atender a 50 personas en un mes a atender 125; mientras que, en atención psicológica, se acoge hasta a 200 personas cada mes.

“Admitimos a personas que son expulsadas de su hogar por su identidad sexual o personas que vienen desde lejos por algún examen de laboratorio y no tienen para pagar un hotel”, explica Mendizábal. El área de refugio, ampliada recientemente, cuenta con una capacidad de atención hasta para 20 personas.

“Nos enfocamos también en el respeto y el aprovechamiento de la persona. Cuando una persona de la comunidad LGBTI+ está acá, le damos todo lo que está a nuestro alcance: buena comida, acceso a cultura, alojamiento, les ayudamos a conseguir trabajo. Eso nos interesa, porque la persona está viva y queremos que viva bien”, agrega Mendizabal.

Spotlight también ayudó a reforzar los servicios de salud que provee Diké, aumentando la provisión de medicamentos para la clínica de salud, que cuentan con el aval de la Dirección Nacional de Medicamentos y del Consejo Superior de Salud Pública de El Salvador, de acuerdo con el médico.

“Más allá del equipamiento y de la compra de medicamentos, el logro fue la satisfacción de las mujeres trans y la población LGBTI+ que fueron beneficiarios, porque eso repercute en que tengan una mejor autoestima, mejor autoconcepto. Es mucho más que una compra, es un sentimiento”, asegura Catalina, mujer trans, anfitriona del Centro Comunitario.

Además, se contribuyó con la organización en mejorar la provisión de servicios esenciales de salud, psicológicos y de educación en salud y derechos. La subvención de la Iniciativa Spotlight permitió fortalecer a Caleidoscopio y a la Escuela Rivera-Johnson, dos de los 12 programas que ejecuta Diké, el primero relacionado a la investigación y el segundo con la educación sobre género y orientación sexual.

A través de la Escuela Rivera-Johnson, Diké brinda charlas educativas y capacitaciones en materia LGBTI+ y temas conexos, dirigidas a distintas comunidades del país.  Este esfuerzo también permitió fortalecer los conocimientos y sensibilizar a más de 6,000 personas del sector Justicia y Seguridad, según los datos de la organización.

En marzo del año pasado, 58 mujeres trans participaron de un proceso formativo financiado por Spotlight que incluyó entre otros temas derechos humanos, violencia basada en género y salud, mediante la realización de talleres en los municipios de San Salvador, San Martín y San Miguel.

Modesto y Catalina aseguran que el apoyo de Spotlight y el fortalecimiento de los servicios derivados de esta subvención también ha permitido abrir las puertas de apoyo con otros organismos internacionales, organizaciones sin fines de lucro y cooperantes. “Fue como un antes y un después… A partir del apoyo de la Iniciativa empezaron a acercarse otros socios y todo empezó a fluir. Spotlight fue como una “varita mágica”, coinciden.

La apuesta del PNUD, en el marco de Spotlight, es continuar con el apoyo a iniciativas que fortalezcan la prestación de servicios esenciales y respuestas más eficientes, eficaces e integrales a niñas, adolescentes y mujeres y población vulnerable para contribuir a detener, de una vez por todas, la violencia basada en género. 

 

Historia por: Jenny Flores