TEGUCIGALPA, Honduras - La Iniciativa Spotlight está trabajando con la Colectiva de Cineastas Hondureños para apoyar el trabajo de cineastas que están arrojando luz sobre la violencia de género, particularmente las formas de discriminación interseccionales. El cortometraje de Gabriela Solano "Negrita" trata  del acoso y la discriminación que enfrentan las mujeres afrohondureñas y fue producido como parte de los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género.

 

A continuación, analiza la película y explica cómo el cine puede ayudar a crear un cambio en el mundo real.

¿Cuál fue tu inspiración para hacer esta película?

Mi inspiración han sido los diferentes testimonios que he escuchado, y mi propia experiencia A mi me ha tocado vivir este tipo de experiencias donde jefes hacen comentarios sobre la sexualidad de las mujeres negras cuando no es un tema apropiado o relevante en un espacio de trabajo.

"El cine es un medio muy importante en el que nos podemos apoyar para hacer activismo y comunicar mensajes positivos para ir cambiando la manera de pensar." - Marissa Gabriela Solano, directora

¿Qué tipo de discriminaciones enfrentan las mujeres afro-hondureñas? ¿Son más vulnerables al acoso sexual?

Poco o limitado acceso a oportunidades, por mucha capacidad que tengas, en el momento en que te presentas a entrevista se desvanece todo.

En Honduras muy pocas mujeres negras tienen cargos corporativos dentro de una empresa o puestos de atención al público. A las mujeres negras se las suelen colocar en puestos en los que está tras bambalinas porque se supone que no alcanzan los estándares requeridos para representar una empresa. Siempre tienes que demostrar que eres capaz, porque siempre habrá quien cuestione tus habilidades.

A la hora de presentarse a un espacio laboral algunas veces no te toman en serio, quizás por el aspecto físico - por ejemplo la forma de tu cabello porque dicen que no es formal. Siempre hay comentarios sobre los cuerpos de las mujeres negras, sobre nuestra sexualidad sobre cómo la ejercemos.  Es incómodo porque son temas bastante privados que no deberían de ser relevantes en el desarrollo de nuestro desempeño laboral.

No puedo asegurar que seamos más vulnerables al acoso, sin embargo si hay mucho acoso y es un tema que no se puede desconocer.

Se sufre mucho por la cosificación de nuestros cuerpos.

¿Cuándo te volviste consciente de esta discriminación?

 Me volví consciente cuando un día caminaba por la calle y cualquier persona por la ventana de su carro me gritaba  “Negra!”. Siempre recibo comentarios de gente que van  en algún carro y me grita cosas por la ventana muchas de ellas de contenido sexual, vulgar y de mal gusto. No sé qué satisfacción sienten a gritarme cualquier cosa por la calle.

De algún modo creo que se sienten superiores a mi y que tienen el derecho a decirme lo que quieran.

"Sentí que era importante mostrar todas las cosas violentas que han sido normalizadas y compartir mi experiencia con otras jóvenes Afro hondureñas, para que sepan que tienen derechos, que nadie se los puede violar, y que no tienen que quedarse calladas." - Marissa Gabriela Solano

¿Cómo el arte, especialmente el cine, contribuye a cambiar las normas y los valores?  

El cine es la herramienta más importante y poderosa, porque puede llegar a muchas personas y es muy fácil de difundir y de transmitir. Es una manera de comunicar cómo nos sentimos, las situaciones que nos atraviesan,  Es entrar en reflexión, hacer cambios, formar criterios, inspirar. Es un medio muy importante en el que nos podemos apoyar para hacer activismo y comunicar mensajes positivos para ir cambiando la manera de pensar. Sentí que era importante mostrar todas las cosas violentas que han sido normalizadas y compartir mi experiencia con otras jóvenes Afro hondureñas, para que sepan que tienen derechos, que nadie se los puede violar, y que no tienen que quedarse calladas.

La película aborda muchas temáticas en pocos minutos - racismo, desigualdad de género, acoso sexual. ¿Qué dirías a las personas que piensan que el acoso sexual es una forma de violencia "menos importante"?

El problema es que quien dice que no es para tanto lo dice desde una posición de privilegio en la cual no le ha tocado vivir la experiencia. A mi como mujer y aparte negra tengo que vivirlo a diario. Debemos trabajar con nuestra empatía para dejar de normalizar este tipo de violencia.

¿Qué esperas que el público aprenda de tu película?

Quiero que las niñas no se avergüencen de su negritud, que sepan que son hermosas como son. Es un orgullo ser negra. Nadie debe faltarte al respeto por ello.

Me hubiese gustado que hace años cuando yo era una niña tener alguien que me lo dijera. Quiero que el público aprenda que hay estereotipos que ya no se deben de seguir promoviendo. Quiero que aprendan que nuestra capacidad no se define por nuestro color de piel o por la forma de nuestro cabello. Nos podemos desempeñar de manera profesional en y se nos debe dar la oportunidad de mostrar nuestro potencial. Sobre todo, tenemos que respetarnos mutuamente porque todos merecemos respeto.

En este momento tan crucial en el que está tan vigente el tema del racismo es importante alzar nuestras voces, decir que “Ya no más!” para que las futuras generaciones tengan acceso a oportunidades, de trabajo de estudio, de hacer arte, de ser empresarios. Sólo en este momento viviremos en un mundo más equitativo para las mujeres y niñas.

Esta entrevista ha sido editada para su extensión y claridad.