En apoyo de la campaña ÚNETE 2018 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, hicimos dos preguntas a activistas de base: ¿Cuál es el principal desafío que enfrentan las mujeres en su país? ¿De qué modo contribuye su organización a poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas? A continuación lo que dijeron.

Cada año, del 25 de noviembre al 10 de diciembre —desde el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer hasta el Día de los Derechos Humanos— las Naciones Unidas, organizaciones de la sociedad civil, gobiernos y el sector privado se reúnen para impulsar la acción mundial orientada a poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas. 

El tema de 2018 de los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género es Pinta el mundo de naranja: #EscúchameTambién. En apoyo de la campaña de este año, hemos querido destacar a las y los activistas de la sociedad civil y las y los defensores de los derechos en materia de género que a menudo no reciben el reconocimiento o los elogios que merecen por el desafiante trabajo vital que realizan en sus comunidades y países. Quisimos escucharlos directamente hablar sobre los desafíos que enfrentan las mujeres y las niñas y las oportunidades que proporcionan sus organizaciones respecto de la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas. 

A continuación las 16 historias de 16 defensores. Cada una de sus historias se presentó en @GlobalSpotlight durante cada uno de los 16 días de activismo. 

01

Sadya Touré, defensora de los derechos de las mujeres de Malí, nota que en su país todas las mujeres han sufrido directa o indirectamente violencia sólo por ser mujeres. "La violencia de género está vinculada al desequilibrio de poder entre hombres y mujeres, por lo que es esencial para las niñas y mujeres desarrollar capacidades y habilidades académicas y profesionales".
Su organización — Organización para el Empoderamiento de la Mujer Rural de Malí— está desarrollando programas para dar a las mujeres en sus comunidades las mismas oportunidades que tienen los hombres. "Cuando una mujer tiene habilidades profesionales, cuando es consciente de su valor y sus derechos como mujer, tiene las herramientas para evitar la violencia directa o indirecta".

Siga Sadya on Twitter 
@ToureSadya

02

Tapiwa Munthali de CARE International en Malawi identificó el acoso sexual como el principal desafío que enfrentan las mujeres. Para abordar este tema, su organización ha iniciado diálogos y creado espacios seguros para que las personas compartan sus inquietudes sobre la violencia contra las mujeres y las prácticas nocivas. También invitan a líderes comunitarios a participar en estos diálogos de género. "Creo que los diálogos de género nos permiten crear conciencia sobre los comportamientos cotidianos que se consideran normales, pero que realmente puede hacer que las mujeres se sientan incómodas o que, incluso, pueden ser perjudiciales para las mujeres y las niñas". 
Siga Sadya on Twitter 
@Ningenjelwanga

03

Ulemu-Hannah Kanyongolo, defensora de los derechos de las mujeres, indicó que la desigualdad en el acceso a los recursos financieros y naturales —como la propiedad de la tierra— es una de las causas fundamentales de las desigualdades que enfrentan las mujeres y las niñas en Malawi. "Cuando las mujeres no pueden acceder a los recursos, no pueden contribuir a la economía del país. Impedir la emancipación de las mujeres también es perjudicial para toda la sociedad". En la Clínica de Justicia de Género de la Universidad de Malawi, Ulemu-Hannah organiza eventos de sensibilización y promoción para cambiar las percepciones de los y las jóvenes sobre cuestiones de género. "Estamos realizando intervenciones con instituciones escolares de educación secundaria y terciaria en que iniciamos un debate sobre la violencia de género en la escuela y fuera de ella", explicó, para concluir indicando que también, "estamos utilizando el arte como forma de promover el cambio y combatir la violencia contra las mujeres y las niñas". 

Siga Ulemu on Twitter 
@ulemuhk

04

"La mitad de las mujeres que han sufrido violencia física o sexual nunca se lo dice a nadie, y menos aún buscan ayuda", aseguró la defensora de género Linly Dumuka. "Las mujeres tienen miedo de quedar desamparadas después de denunciar a sus maridos ante las autoridades", explicó. 

Con su organización —SRHR Africa Trust— Linly crea conciencia entre las mujeres y las niñas sobre que la violencia doméstica no es aceptable y educa a las mujeres sobre formas disponibles y seguras de denunciar el abuso. También apoyan el empoderamiento y la independencia financiera de las mujeres a través de talleres educativos y empresariales.

"Dado que la violencia contra las mujeres y las niñas está arraigada en los estereotipos de género transmitidos por las familias, los maridos, las iglesias y en los lugares de trabajo, estamos realizando talleres de sensibilización de la comunidad, involucrando tanto a hombres como a mujeres, sobre la igualdad de género, la violencia basada en el género y el fortalecimiento de los mecanismos de presentación de informes."

Siga a la organización de Linly en Twitter @SRHRAfricaTrust @SRHRAfricaTrust

05

Amintou Hamadou trabaja para la Asociación Maliense de Supervivencia en el Sahel. Explica que la desigualdad entre hombres y mujeres es el mayor desafío que enfrentan las mujeres en su país. Su organización pretende sensibilizar al público en torno a los derechos de las mujeres y las niñas. 

"Con el apoyo de líderes religiosos y comunitarios, difundimos mensajes sobre el cambio de comportamiento a todos los hombres de la comunidad. Sensibilizamos a los jóvenes sobre el tema de la violencia de género a través de debates, documentales, concursos artísticos y la difusión de programas de radio".

Amintou también apoya campañas para la erradicación del matrimonio infantil y la mutilación genital femenina. 

Siga a la organización de Amintou en Twitter @ONG_AMSS

06

Ousmane Traore, de la Asociación de Apoyo al Desarrollo de Actividades en Materia de Población (ASDAP) observa que es alarmante el aumento de la violencia de género en Malí. 

Con su organización, ejecuta acciones de promoción y prevención para el abandono de prácticas nocivas como el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina. 

"Nos encargamos de mujeres jóvenes que sufren complicaciones de la mutilación genital y trabajamos arduamente para promover los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las niñas". 

Siga a Ousmane en Twitter @omk_mk

07

Judith Pangani, activista por los derechos de las mujeres, trabaja con el Centro de Alternativas para Mujeres y Niños Maltratados (CAVWOC) en Malawi. Explica que "Malawi presenta escenarios de desempoderamiento de niñas y mujeres debido a las configuraciones sociales y las creencias culturales." 

Para cambiar la situación sobre el terreno, su organización ha capacitado a 1.650 miembros de la comunidad como defensores contra la violencia de género en el distrito de Chikwawa. 

También ha capacitado a 250 miembros del Comité de Protección de la Infancia, que se encarga de manejar todos los casos de abuso infantil a nivel comunitario.

"Nuestro objetivo es concienciar a la población sobre los derechos humanos y los derechos del niño, y popularizar las leyes relativas al género".

Siga a la organización principal de Judith @GBVnet

08

Antoinette Bidjogo Melingui trabaja con IEDA Relief en Malí. Ella piensa que la participación de organizaciones religiosas y comunitarias y de dirigentes locales es esencial para combatir la violencia de género. "Su poder de influencia es muy importante. Necesitamos su compromiso para modificar actitudes". Con su asociación, ella aboga por que se aborde la cuestión de la violencia contra las mujeres y las niñas en las escuelas a fin de sensibilizar a los niños y niñas desde una edad temprana. Siga a la organización de Antoinette en Twitter @IEDARELIEF1

09

Moussa Abba Diallo trabaja para la Asociación Maliense de Solidaridad y Desarrollo (AMSODE). Él cree que la violencia física y emocional dentro de la pareja es un problema recurrente en zonas urbanas y rurales.  
"La violencia tiene consecuencias sobre la salud de las mujeres y las niñas, la productividad en el trabajo y su contribución general al desarrollo del país". 
El problema de la violencia y la discriminación contra las mujeres y las niñas es la prioridad del marco de intervención de su asociación. 

"Llevamos a cabo actividades de sensibilización con las comunidades locales y abogamos por que las autoridades refuercen los marcos legislativos. También acompañamos a las mujeres y las niñas en juicios y apelaciones y las apoyamos cuando quieren denunciar violencia doméstica".

Siga a la organización de Moussa en Twitter @OAmsode

10

"Las normas socioculturales perpetúan las desigualdades de género y obstaculizan el desarrollo de las mujeres", afirmó Hawa Ali Traoré, activista por los derechos de las mujeres.

A través de su organización, APROFEM, comparte información y realiza campañas para orientar a la opinión pública sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en Malí.

Visite el sitio web de la organización de Hawa

11

Fred Buingo trabaja con IEDA Relief en Malí. Explicó que con frecuencia las mujeres no tienen libertad de expresión ni poder de decisión sobre sus propios cuerpos y salud sexual y reproductiva. "Las mujeres no son consultadas en las decisiones del hogar. En algunas partes del país, ni siquiera tienen derecho a elegir al hombre con que se casarán". Fred siente que la falta de libertad de expresión está enraizada en tradiciones culturales que limitan la libertad de las mujeres y las niñas. "Para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, necesitamos un cambio de actitudes." La organización de Fred sensibiliza a las mujeres y las comunidades a través de la radio. "Difundir mensajes que apunten a desalentar las prácticas discriminatorias y a alentar a las sobrevivientes a buscar ayuda y rompe su silencio. También proporcionamos ayuda psicológica y médica a través de clínicas móviles, y capacitamos a los proveedores de cuidados".

Siga a la organización de Fred en Twitter @IEDARELIEF1

12

Caroline Mvalo trabaja en el Centro de Gestión de Conflictos y Asuntos de Desarrollo de la Mujer (CECOWDA) en Malawi. Ella observa que las mujeres y las niñas enfrentan muchos desafíos, como desigualdades de género, violencia de género, matrimonio precoz e infantil, discriminación, falta de acceso a la tierra y a servicios de salud sexual y reproductiva. 

Ella entiende que la voluntad política es la forma más efectiva de abordar estas cuestiones y cambiar las vidas de las mujeres. 

"Abogamos por la promulgación en el Parlamento de leyes relacionadas con el género. Formamos mujeres y las apoyamos cuando denuncian la violencia y el abuso. Las ayudamos a ser autosuficientes". 

Siga a la organización de Caroline en Twitter @cecowdaorg

13

Beatrice Barbra Angufiru trabaja en el Proyecto de Asistencia Jurídica de la Sociedad Jurídica de Uganda. Ella observa con pesar que las mujeres y las niñas son sometidas a explotación sexual, física, económica y psicológica a causa de su género. "Las mujeres son vistas como más débiles por ser mujeres. Su género se utiliza como justificación para aprovecharse de ellas y cometer actos de violencia contra ellas". Para combatir esto, Beatrice trabaja involucrando a las comunidades en la prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas. Implementa sesiones de sensibilización de la comunidad y apoya la creación de programas de radio que aborden las diversas formas de violencia contra las mujeres y las niñas. 

Siga a la organización de Beatrice en Twitter @ug_lawsociety

14

Una de cada cinco mujeres en Malawi ha sufrido violencia física o sexual en su vida. Con Oxfam Malawi, Thokozani Banda trabaja con organizaciones de base de mujeres para prevenir y detener la violencia en las comunidades locales. "Enseñamos a las mujeres dónde y cómo denunciar los casos de violencia de género, y las alentamos a hablar y romper el silencio". 

Siga a la organización de Thokozani en Twitter @oxfammalawi

15

Chisomo Zileni trabaja con DanChurchAid en Malawi. Señala que "las normas sociales estereotipadas dan lugar a relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres, comportamientos dañinos y violencia de género". Chisomo alienta a los líderes religiosos y tradicionales a desafiar los estereotipos y enfrentar comportamientos y prácticas nocivas, como el matrimonio infantil. Se dedica a facilitar el empoderamiento de las mujeres a través de capacitaciones y oportunidades de tutoría a fin de ayudar a las mujeres a entender sus derechos y reconocer situaciones en las que sus derechos estén siendo violados.

Siga a la organización de Chisomo en Twitter @DanChurchAid

16

Bintou Coulibaly trabaja con la Asociación para el Progreso y la Defensa de los Derechos de las Mujeres en Malí. "La violencia de género es el mayor desafío que enfrentan las mujeres en Malí".

Con su organización, Bintou cuida a sobrevivientes y las apoya para obtener su independencia. También ejecuta actividades de promoción y sensibilización, así como capacitación para las comunidades locales.   

Siga a la organización de Bintou en Twitter @APDF_ML