Chihuahua y Chilpancingo, CHIH-GRO. Las medidas de aislamiento y restricción de movilidad adoptadas frente a la emergencia sanitaria por COVID-19 pusieron nuevamente el foco en torno a la violencia que viven las mujeres y las niñas en el espacio doméstico.

La casa, que debería ser un espacio seguro para todas ellas, se ha convertido en un lugar de riesgo para su integridad y sus propias vidas al verse acorraladas y tener que convivir con hombres violentos.

En ese contexto, la Iniciativa Spotlight, en alianza con OXFAM México y en estrecha colaboración con refugios municipales, la CONAVIM, INDESOL y SIPINNA*, implementó el Programa de Transferencias Directas a Mujeres Egresadas de Refugios, a través del cual se otorgaron apoyos económicos, durante tres meses, a 101 mujeres sobrevivientes y/o víctimas indirectas de violencia feminicida en los estados de Chihuahua, Estado de México y Guerrero.

"El apoyo fue para la salud de los niños y para zapatitos”, "Sofía", mujer egresada de refugio en Chihuahua

Adicionalmente, y por ser una cuestión de especial y urgente atención, en Guerrero y el Estado de México se otorgaron apoyos a 15 niñas, niños y/o adolescentes cuyas madres fueron víctimas de feminicidio. Por su condición de orfandad, las y los menores de edad se encontraban en riesgo de vivir nuevos episodios de violencia si regresaban a su hogar.

Gracias a estas transferencias, las personas beneficiadas refirieron que pudieron cubrir aspectos cruciales que ayudaron a reducir los riesgos de exponerse a situaciones de violencia, así como necesidades básicas por gastos en alojamiento, alimentación, transporte e, incluso, medicinas y ropa.

“¡Gracias por el apoyo! Con este dinero voy a invertir en mi carretilla (de venta de alimentos)", "Ernestina", mujer beneficiada en Guerrero

“Mi niño de seis años tiene síndrome de Beckwith-Wiedemann; tiene una lengua agrandada y lo tengo que llevar cada 3 meses a estudios. Mi niña, de 5 años, tiene una graduación muy alta en cada ojo, por lo que realmente el apoyo fue para la salud de los niños y para zapatitos”, contó “Sofía”**, quien ingresó a un refugio para mujeres en Chihuahua, en plena contingencia por COVID-19, tras sufrir agresiones por parte de su pareja.

Una vez concluida su estancia de tres meses en el refugio, donde se le otorgó un servicio especializado y una atención integral de forma confidencial, segura y gratuita, “Sofía” tuvo la confianza y la fortalece para poder emplearse en una maquiladora de materiales quirúrgicos.

"(El recurso) me ayuda para seguir en la lucha. Ustedes me dan la confianza y la seguridad de que somos escuchadas”, "María", mujer beneficiada en Guerrero

“El programa de transferencias directas beneficia en gran medida a las mujeres y a sus hijas e hijos víctimas de violencia extrema; les da poder adquisitivo para sus necesidades más apremiantes. El programa pareciera simple, pero impacta de manera positiva a las mujeres”, señaló, de forma anónima, la directora del refugio confidencial del municipio de Chihuahua.

Por su parte, beneficiarias del estado de Guerrero compartieron que estos recursos les ayudaron a dar sostenibilidad a sus proyectos de autoempleo, pero también para poder continuar con sus demandas de justicia.

“¡Gracias por el apoyo! Con este dinero voy a invertir en mi carretilla (de venta de alimentos) para poder seguir trabajando, para poder seguir adelante con mis hijos”, dijo “Ernestina”**, quien ha enfrentado, junto con sus hijas, violencia de género en casa y en su comunidad.

“Para mí es una ayuda muy valiosa porque yo me tengo que trasladar de la Ciudad de México para acá (en Chilpancingo, Guerrero,) y porque tengo la necesidad de recuperar a mi nieta (…) (El recurso) me ayuda para seguir en la lucha. Ustedes me dan la confianza y la seguridad de que somos escuchadas”, compartió “María”**, cuya hija, a sus 24 años de edad, fue asesinada recientemente por su pareja.

“El programa de transferencias directas (...) les da poder adquisitivo para sus necesidades más apremiantes; impacta de manera positiva a las mujeres”, Directora de refugio confidencial en Chihuahua.

Entre otros hallazgos, la implementación del programa encontró que la mayoría de las mujeres que egresan de los refugios no cuentan con recursos económicos propios ni tienen acceso a servicios bancarios, lo que se traduce en una violencia patrimonial que obstaculiza su posibilidad de romper con los ciclos de violencia. 

“Las condiciones de vulnerabilidad y de riesgo pueden revertirse cuando las mujeres tienen acceso a los medios y a los recursos para construir y decidir el rumbo de sus propias vidas y de las de sus familias, por lo que estas acciones y programas cobran especial relevancia para lograr la autonomía y agencia de las mujeres sobrevivientes de violencia”, comentó Nayeli Sánchez, Coordinadora de la Iniciativa Spotlight en ONU Mujeres México. 

 

*CONAVIM: Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres
INDESOL: Instituto Nacional de Desarrollo Social
SIPINNA: Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes

**Por razones de seguridad, los nombres reales de las entrevistadas se mantienen confidenciales.

 

Texto: Guillermo León, Cecilia Toledo y Eloísa Farrera/ONU Mujeres México-Iniciativa Spotlight 
Foto: Eloísa Farrera/Iniciativa Spotlight